Inicio - Miscelánea - Rol para Dummies

Rol para Dummies

Qué es el rol

Hoy en día ser friki mola. Es cool y mucha gente busca el ser friki como una manera de ser original y diferente. El cine y las series de televisión han acercado el frikismo al común de los mortales y casi todo el mundo disfruta de blockbusters “frikis” y ve series como Big Bang Theory o Juego de Tronos. La cultura freak ha pasado de ser una contracultura underground a ser mainstream.

Pero que te guste Juego de Tronos o las pelis de Marvel no te convierte en un friki; en absoluto. De hecho, a mi me molesta esa palabra; me parece peyorativa y de hecho, lo es. Yo pertenezco a la segunda generación de marginados que hacíamos cosas raras en casa en vez de salir a emborracharnos como Dios manda. A los raritos de esa época no nos invitaban a las fiestas del instituto, ni éramos los más populares, y en realidad nos daba igual. Hacíamos lo que nos gustaba: Leíamos novelas de ciencia ficción y fantasía, veíamos pelis de miedo y…Jugábamos a rol.

Hoy en día casi todo el mundo tiene una cierta idea de lo que es jugar a rol, pero seguro que es bastante inexacta. Mucha gente confunde los juegos de rol con juegos de tablero, de cartas tipo Magic o incluso de videojuegos. Estos juegos tienen muchos componentes del juego de rol, pero no es jugar a rol. En este artículo explicaré a grandes rasgos lo que es, como se juega y que se puede hacer.

Un juego de rol es un juego de mesa, con tablero o no, en el que diversos jugadores interpretan un papel –o rol- dentro de una historia que narra otro jugador llamado director de juego o master. Ésta narración ha de hacerse dentro de unas ciertas reglas, que dependen del juego de rol al que se juegue y vienen explicadas en el manual de juego de cada juego.Pueden ser más o menos complejas, dependiendo también del juego y al sistema de reglas que use. Estas reglas se usan para determinar cualquier acción que no sea puramente narrativa, por ejemplo disparar, trepar, nadar, esquivar…El director de juego determinará que dificultad tiene cualquiera de estas acciones, y en función de las habilidades del personaje, las reglas y, cómo no, la suerte, la acción tendrá un resultado más o menos exitoso – o catastrófico.

Ejemplo: Luís lleva a Gronf, un gigantesco bárbaro del Norte quiere reventarle la cabeza a Ptupuaj, otro bárbaro lleno de piojos que quiere impedirle entrar en una torre donde Gronf quiere entrar para saquear un tesoro. El jugador que lleva a Gronf hace una tirada de dados, que no es demasiado buena, pero ya que el personaje de Gronf es muy bueno con su maza, consigue estamparle un mamporrazo en la nariz a Ptupuaj, aunque debido a que la tirada no era nada del otro mundo simplemente lo aturde un poco. La siguiente tirada de dados que Luís lanza es muy buena, y hace que Gronf haga sacar los sesos por la nariz de un mazazo a Ptupuaj, porque además de su buena suerte, Gronf es un maestro con su maza. Ahora Gronf ha de trepar por unas enredaderas para llegar a una ventana de la torre, pero como Gronf es bastante malo trepando y la tirada de Luís es mala, no consigue subir ni medio metro por la enredadera.

El Director de juego –en adelante DJ– es el jugador principal. Narra una historia preconcebida donde el resto de jugadores llevan un único personaje protagonista cada uno de ellos. A medida que el dj narra la historia, éste les propondrá varias opciones que los jugadores podrán elegir –o no, puede que los jugadores opten por alguna opción propia- que hará que historia discurra de una manera o de otra, de manera que el propio dj tendrá que adaptar la historia a las decisiones de los jugadores.

El DJ además de llevar la mayoría del peso narrativo, interpretará los diferentes personajes no jugadores – es decir, los personajes que no sean los llevados por los demás jugadores – e intentará dar tensión e interés a la trama. Ha de ser “imparcial” y coherente con su propia historia además de procurar que los jugadores se lo pasen bien .El Director de Juego es el dueño absoluto de la historia, pero la historia ha de estar al servicio de los jugadores.

Los jugadores interpretarán un personaje. Éste personaje puede darlo hecho el director de juego o hacerlo el jugador. Lo ideal es que máster y jugadores de pongan de acuerdo en que personaje llevar y cómo interpretarlo, ya que el jugador ha de sentirse cómodo con su alterego y el personaje ha de ser útil a la trama del DJ.

La creación del personaje ha de hacerse de acuerdo unas reglas que el propio juego de rol tenga y que vienen explicadas en el libro del juego.

Ejemplo: María quiere llevar una maga elfa. Habla con su director de juego y deciden que en el conjunto del grupo una maga elfa haría un buen papel. Acuerdan las características de la maga – será una maga piromante- tanto físicas como de carácter. La elfa maga se llamara Finduilas y será alta, esbelta y con los cabellos rojos. No tendrá demasiado sentido del humor, será altiva y su interés en el mundo es encontrar a un malvado enano barbudo que mató a sus padres y vengarse, por tanto cuando María haga tomar decisiones a Finduilas, éstas deberán seguir la lógica del pensamiento del personaje.

Una vez preparados los personajes, y con el máster con un guión en su cuaderno, se puede empezar a jugar, siempre siguiendo las reglas del propio juego y las motivaciones de cada personaje. Hay muchos tipos de juegos de rol: De fantasía épica, de naves espaciales, retro-futuristas, de terror, de vampiros, históricos…En la mayoría, además de darte un sistema de juego, también te explican el mundo en el que se jugará y sus particularidades, que servirán como background de la historia. También existen sistemas de juego puros y duros, sin un background. Suelen ser sistemas de juego más completos y complejos, adaptables a cualquier tipo de juego.

En realidad, sólo el máster ha de conocer las reglas al dedillo. No es imprescindible que los jugadores las conozcan, aunque si ayuda a que tengan una idea clara de lo que puede y no puede hacer su personaje.

También existen módulos de aventuras y/o de información. Son libros que traen aventuras ya hechas y listas para jugar y que complementan y amplían la riqueza del mundo en el que se juega y dan reglas opcionales o ampliaciones de las mismas. Son muy recomendables para jugadores que empiezan a jugar y que no tienen la suficiente pericia para crear partidas por si solos, o para directores de juego con poco tiempo.

La mayoría de juegos de rol tiene algún sistema para subir de nivel los personajes. Los personajes mejoran a medida que consiguen puntos realizando acciones de manera exitosa y/o completando aventuras. Al subir de nivel el personaje mejora en determinadas habilidades que le permitirán ser más efectivos a la hora de jugar y podrán optar a hacer aventuras más arriesgadas y peligrosas.

Muchos grupos de juego se ayudan de figuras en la mesa, de mapas, hojas de papel o incluso tableros para hacer más grafica la descripción, pero de entrada, no es necesario. Las partidas se dividen en sesiones –una jornada de juego-, aventuras –que pueden durar varias sesiones hasta completarlas- y campañas que se componen de varias aventuras con relación entre si y que hacen avanzar la historia principal. Una campaña puede durar meses y muchas sesiones de juego.

Walah!!!- dirás tú, lector- yo he de jugar a esto, que parece una pasada!!¡¡No creo que pueda sobrevivir a un día más sin jugar a rol!!! Pero… ¿Qué he de hacer?

Lo ideal es que te incorpores a un grupo que ya juegue e intentes aprender de ellos, tanto del director como de los jugadores, e intentes quedarte con algo de las reglas o como mínimo, de la mecánica de juego. Una vez te veas capaz, podrás crear tu propio grupo de juego y ser tu el director…Tranquilo, lo harás mal. Garantizado.

Si no tienes un grupo al que unirte, pero no podéis vivir sin jugar, lo ideal es que adquiráis un juego básico y fácil. Cualquier dependiente de una tienda especializada puede asesorarte en esto. Una vez tengáis vuestro juego, intentad ver cómo van las reglas y montaos una partida simple y sin pretensiones, con objetivos sencillos y personajes fáciles de llevar y sinpsicologías complejas. El que se atreva, que sea máster y a jugar lo mejor que sepáis y sin frustraros; a veces puede ser complicado.

Porque jugar a rol y porque no:

Yo jugaría a rol porque el juego de rol es el juego infinito. No está limitado por una programación, como un videojuego; ni por unas determinadas horas de juego hasta que te canse la repetición, como puede pasar con un juego de mesa o de cartas. El único límite es la imaginación.

Yo no jugaría a rol por muchos motivos. A priori, es un juego con reglas bastante complejas a veces y si no puedes acceder a un grupo veterano que te acoja, puede ser bastante frustrante. Además se requieren dos cosas imprescindibles: un buen máster y buenos jugadores.

Sin un buen director, la partida puede ser tediosa. Hay máster que van a lo suyo, con una idea fija en la cabeza y les da igual lo que decidan los jugadores, son inflexibles y pueden forzar la trama hacia giros que los jugadores puede no interesarles o aburrirles. Pueden ser castigadores con los jugadores que consideren que no se comporten como deberían y eso puede hacer que el jugador se frustre del juego.

Si el director es bueno, pero no lo acompañan jugadores con un mínimo de nivel, el juego se puede ir al carajo. Da igual que el máster se haya currado una trama y un guión que se pueda vender a la HBO; si los jugadores toman decisiones incoherentes, absurdas o directamente suicidas, la narración no puede continuar. Hay jugadores que no interpretan o que simplemente su única motivación sea subir de nivel para machacar más y mejor. El prototipo de esto es el jugador que llega a una posada, monta una bronca y acaba torteandose con todo el personal, independientemente de si esto aporta algo o no a la trama. Se puede perder una sesión entera en resolver una acción ilógica y que no tiene más coherencia que la de que el jugador suelte su testosterona con esto. Cualquier jugador se va a encontrar con dos o tres de estos energúmenos en su vida rolera. Mi consejo es que se les invite a dejar el juego.

Y por último, yo no aconsejo jugar a rol por la dificultad de crear un grupo estable de entre tres a cinco personas – lo ideal para jugar-.A medida que te haces adulto, tienes trabajo e hijos, se dispone de menos tiempo y es cada vez más difícil poder quedar todos los jugadores. Y es que se necesitan TODOS para que el juego pueda jugarse bien, ya que cada personaje lleva cierto peso de la historia o puede ser necesario para el grupo pueda avanzar.

Últimamente y debido al problema de tiempo y jugadores, han salido unos estupendos juegos de mesa pseudoroleros. Son de reglas más simples y más limitados en lo que pueden hacer los personajes, ya que no dejan de ser juegos de tablero y no son narrativos, pero conservan cierta esencia del juego de rol: Se llevan unos personajes que suben de nivel en función de sus logros y se pueden hacer incluso campañas, guardando los logros o hándicaps de una partida a la siguiente. Son muy divertidos, pero suelen ser más caros al necesitar más material de juego.

También existen los juegos de rol por ordenador, online y offline, pero esos ya pierden bastante la esencia del juego de rol clásico, aunque son muy divertidos.

Algunos juegos de rol

Ahora listaré unos pocos juegos de rol, los que creo que son más significativos y daré una breve descripción de los mismos:

Dungeons & Dragons: Es el juego de rol por antonomasia e ideal para iniciarse a jugar, ya que sus reglas son bastante fáciles y es un juego en el que los jugadores pueden sobrevivir fácilmente. Está ambientado en un mundo medieval fantástico tipo muy basado en la fantasía post-tolkieniana. La pega es que el mundo que nos ofrece es quizá demasiado fantástico y poco sólido.

El Señor de los Anillos. Basado en la cosmogonía de Tolkien, sus reglas son más complejas y el sistema de combate es más letal. La magia no está bien desarrollada, pero el tener todo el imaginario de Tolkien a disposición de los jugadores ofrece un background muy sólido e interesante.

Vampiro: La Mascarada. Juego de rol muy narrativo en el que cada jugador lleva un vampiro. Ofrece un universo muy original y rico, pero tiene muchos problemas. En ese universo hay unas jerarquías vampíricas muy sólidas que puede dificultar que el jugador tenga libertad de juego. El sistema de juego y las reglas dejan bastante que desear y el sistema de combate es malo. No es un juego ideal para iniciarse al rol.

La Herejía de Horus: Ofrece un universo muy curioso basado en un Warhammer futurista.Muy buen background y reglas aceptables.

Conan: Solo para los jugadores más salvajes. Una versión de reglas más letal del Dungeons & Dragons.

La Llamada de Ctulhu. Para jugadores que le va los hard. Juego de terror ambientado en la cosmogonía de H.P Lovecraft. En este juego, tu personaje sólo puede acabar muerto o loco. Muy divertido.

Stormbringer: Ambientado en el Universo de Elric de Melniboné.

Samurai, un juego ambientado en el Japón medieval y también juegos ambientados en los universos de Star Wars o Star Trek.

Y muchos más. Lo ideal es que los jugadores busquen la temática que más les guste y vean si es apto para iniciarse. Y, roleros saludos!

Acerca Pablo Álvarez

Hulk cuando no está en su forma verdosa y machacando se llama Pablo Álvarez y es ilustrador y librero. Hulk machaca, dibuja y pinta, lee novelas, mira documentales de historia, aplasta, le gustan los cómics,juega a rol y juegos de mesa y wargames donde tritura a sus rivales, lee ensayos de historia y antropología, cruje huesos y mira series. Hulk es fan de Tolkien y desmiembra a quien no le guste el Silmarillion. Hulk colecciona figuras de plomo. Solo puede tranquilizarse a Hulk con los periquitos. A Hulk le gustan los periquitos, pero no le gustan quienes no le gustan los periquitos. Puedes seguir a Hulk/ Pablo Álvarez en Facebook en sus páginas Apocalipsis librero y Frikidibus.