Inicio - Actualidad & Opinión - Comentarios a la muerte de Miguel Blesa

Comentarios a la muerte de Miguel Blesa

El pasado 19 de julio de 2017 fue encontrado muerto en su finca de Córdoba el ex banquero y condenado a seis años de cárcel por un delito continuado de apropiación indebida entre 2003 y 2012 conocido como el caso de las tarjetas black, Miguel Blesa de la Parra. La hipótesis inicial de que su muerte fue causada por un accidente de caza quedó en un primer momento descartada, para luego confirmar –mediante rigurosa autopsia médica– que cometió suicidio. El cuerpo sin vida del expresidente de Caja Madrid, hallado muerto con un tiro en el pecho en Puerto de Toro, donde solía cazar con sus amigos, ha suscitado mucha polémica y desde Revista Parafernalia también hemos querido hacernos eco de la noticia y bucear en el hervidero de comentarios surgidos a raíz y ofreceros una amalgama de los más variados y controvertido sobre el fallecimiento de uno de los personajes más odiados del país. Carmen de Burgos en su comentario en El País descarta la hipótesis del suicidio aludiendo a las extrañas circunstancias de su muerte y comenta:

Muy extraño el del tiro en el pecho con una escopeta, muy extraño que estuviera con tantos amigos, muy extraño la deducción inmediata de que se trata de un suicidio. Este hombre sabía demasiado.

De cierto es que Blesa ya lo tenía planeado, quien se levantara a las siete para desayunar y le dijera luego a Rafael Alcaide, ingeniero de la finca, si tenía el teléfono de su mujer por si hacía falta llamarla y fuera hallado muerto cincuenta minutos después. Todo parece indicarnos un sacrificio, si además añadimos el factor de que a consecuencia de su muerte, la familia podrá disfrutar del botín recaudado, parece una entrega para salvar el dinero para su familia. Antonio Ranieri por su parte nos dice, a través de la plataforma de comentarios de Público que:

Si el motivo del aparente suicidio es poder conservar su familia el patrimonio acumulado en los años de saqueo (ni pongo ni quito, porque no hay datos suficientes) la relación que tienen con el dinero esta tipología de gente es de estudio en profundidad por expertos psiquiatras y psicólogos. Tengo la sensación de estar gobernados por verdaderos sociópatas.

Por su parte José Torres desde El Mundo nos expone el punto de vista moral de su muerte, quien ha aprovechado las circunstancias y coyuntura económicas para enriquecerse a costa de los demás y subir en el escalafón social, sea cual sea el coste humano o existencial que ello conlleve:

En el entorno que me rodea y en el trabajo que llevo desempeñando desde hace muchos años, me he dado cuenta que las personas que obedecen a ciertos valores y rectitud en la vida no gozan de los beneficios que otros, los que se pliegan al poder establecido, sí lo hacen. En todos los órdenes de la vida hay trepadores o escaladores que se aprovechan de la buena gente para auparse hacia esos puestos que en teoría les reporta mejoras económicas y mejor estatus social. Dignidad, honestidad, decoro, decencia, vergüenza, modestia, honradez, integridad, etc. Grandes desconocidos en el presente siglo, enfermedad que cada vez afecta a más seres humanos y que por desgracia se acentúa con celeridad, sin estos, perdemos la condición de persona y de ahí, llegado el momento, algunas personas le sobreviene la muerte espiritual, la mala conciencia y en consecuencia las ganas de abandonar este mundo.

Miguel Blesa como la imagen combada de un depredador social, de un carnívoro humano, que se ha enriquecido y ha acumulado ingente patrimonio gracias al abuso de su posición, a los favores de otros políticos (era amigo íntimo del expresidente Aznar) o de artimañas financieras en forma de hipotecas devora almas y las malditas preferentes. Blesa como el ejemplo de esa rancia moral española heredera del Lazarillo de Tormes y la picaresca como modus vivendis para levantar una hipocresía de hierro, un desprecio a la dignidad humana y al honor fraudulento como forma de vida innoble. Es precisamente Francisco Serrano, en la web de ABC quien alude a su condición social y a la gracia de sus relaciones personales para ascender y erigirse miembro consagrado de esa rancia casta que nos gobierna:

Este señor sí que vivió por encima de sus posibilidades, pero el resto vamos a pagar la cuenta y con intereses. También son responsables quien le nombró a dedo (el mismo que a Rato Ministro de Economía) y las mayorías absolutas de la Asamblea de Madrid del PP tres lustros que le mantuvieron cómodamente con mayoría en el Consejo de Adm. de Caja Madrid. Colocar y mantener 14 años a una persona inexperta, corrupta (con sentencia firme), derrochadora e irresponsable en las inversiones con dinero de los demás casi arruina a decenas de miles de españoles y si no lo hizo fue porque el resto lo vamos a poder escotera. Éste y otros muchos ejemplos ruinosos y de despilfarros han hecho que una crisis cíclica fuera en España una depresión y casi bancarrota y explica muy claramente cómo llegamos a esta situación, de la que los mismos autores nos quisieron hacer corresponsables al resto de ciudadanos y víctimas de la crisis.

También hay quienes descartan el suicidio como forma de expiar su culpabilidad y escriben, como Gianna Rodriguez en La Razón:

Blesa era un tipo arrogante, que nunca tuvo remordimientos por lo que le había hecho a la gente, entre otras cosas, por las preferentes. Suicidarse en este señor implica que tenga vergüenza, remordimientos, conciencia de haberse enriquecido a costa de gente estafada y no, Blesa no era de estos. Blesa llegó a decir cuando estalló el escándalo que había perdido mucho prestigio por culpa de la prensa (y yo diciendo coño si haces que Caja Madrid quiebre el prestigio lo has perdido tú solito digo yo)… y en fin, a mi me suena más a un ajuste de cuentas de un cliente estafado o cosas así, lo que pasa es que si los medios empiezan a decir que la gente se toma la justicia por su mano contra los que nos están robando podría sentar cátedra y que a otra gente le diera por hacer lo mismo. Y los políticos y la gente de arriba empezaría a sentir miedo, pero miedo de verdad de que ya no pueden hacer lo que quieran con nosotros. Que conste que yo no defendería matar a nadie, con que se pasen estos tipos 30 años entre rejas sin reducción de condena y entre cuatro paredes, sin internet y partiditas de cartas con su piscina, me conformaba.

Poco me queda a mí más por decir, de quién se ha afirmado que si bien estaba preocupado por sus juicios pendientes con la justicia no se encontraba deprimido ni desanimado; de ese banquero que cayera en desgracia por sus tropelías y abuso de poder; símbolo caído de una era, villano de papel moneda; quien llegara a ser uno de los hombres más poderosos del país para luego caer en las profundidades del abismo público como un banquero desalmado que había robado sin remordimientos los ahorros de cientos de personas para luego dejar su entidad financiera, Caja Madrid, con un agujero inconmensurable que Europa hubo después de rescatar y cuando digo a Europa me refiero a los contribuyentes españoles;  rest in peace.

Acerca Doc Mcfly

Nací con un mando bajo el brazo. Soy un apasionado de la tecnología desde que tengo uso de razón y un adicto a los videojuegos y a las series de animación japonesa; del que me considero un verdadero freak. Me apasiona leer, soy un viajero inmóvil que se mueve desde el interior de su habitación.